Sguenos en Facebook Sguenos en Youtube Sguenos en Twitter Sguenos en Instagram

Estudio del Significado de la Mujer Dermatóloga

ESTUDIO DEL SIGNIFICADO DE LA MUJER DERMATOLOGA EN LA ACADEMIA ESPAÑOLA DE DERMATOLOGÍA Y VENEREOLOGÍA
Actas Dermosifiliogr 2005;96 (5): 291-4.

Guerra Tapia A, González-Guerra E

Fundamento
La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) agrupa a la mayoría de los dermatólogos españoles. Su trayectoria e historia puede considerarse paralela a la de estos. El objetivo de nuestro estudio es determinar el papel de la mujer en el seno de la AEDV, tanto numéricamente como en cargos directivos a lo largo de su historia

Material y Métodos
Para la obtención de nuestros datos consultamos los archivos de la AEDV desde su fundación hasta el año 2002.También hemos preguntado a otras sociedades médicas obteniendo respuesta en tres de ellas.

Resultados
Hasta 1964 no ingresa ninguna mujer en la AEDV. A partir de esta fecha el porcentaje se incrementa lentamente (1975, 5,5%) aumentando de forma mas intensa en la última década, alcanzando en el 2001 el 41,34%. En las juntan directivas solo hay 11 mujeres en cargos no presidenciales. El porcentaje de mujeres en Pediatría, Oftalmología y Anatomía Patológica es similar.

Conclusiones
El número de mujeres dermatólogas en la AEDV se ha ido incrementando de forma progresiva, aunque no uniformemente, siendo máximo en la ultima década Los cargos directivos femeninos son escasos y no hay presidentas. Los datos hablan de una progresiva feminización de la profesión médica similar a la del resto de la sociedad en su conjunto.

Bibliografía

Palabras clave
Dermatologa, mujer, Academia de Dermatología y Venereología, historia.
 

 

INTRODUCCIÓN


 

 La Academia Española de Dermatología y Venereología

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) es una sociedad médica que agrupa a la mayoría de los dermatólogos españoles. Fue fundada en el año 1909 por Juan de Azúa, y ha mantenido su presencia y actividad sin interrupción hasta el momento actual. Es la más antigua de las sociedades científicas españolas.

Su trayectoria y el volumen de sus asociados permite realizar un paralelismo entre su existencia y comportamiento, y la existencia y comportamiento de los dermatólogos españoles, de tal forma que, salvo excepciones lo que se pueda considerar válido para la AEDV lo será también para los dermatólogos españoles.

Con esta premisa hemos realizado nuestra investigación sobre la mujer en la AEDV, entendiendo que los resultados obtenidos pueden ser extrapolados a la mujer dermatóloga en España en general.  

 

La mujer en las profesiones sanitarias

Según algunos autores (1) la práctica médica es el prototipo de profesión, ya que se basa en la posesión de un monopolio de saber y de práctica, en el dominio sobre la propia actividad y sobre otras afines, y en la autonomía en las formas de organización como grupo. Sin embargo no existe en medicina un modelo único de profesión y proceso de profesionalización, sino que son cambiantes en función de los diferentes países y épocas (2).

En esos modelos se ha visto inmersa la mujer a lo largo de la historia y la geografía. No cabe duda de que el sexo es un determinante de las oportunidades sociales y profesionales de los individuos, y de que la mujer se ha visto muy influida por su condición a la hora de desarrollar la profesión médica.

Las mujeres empiezan a estudiar y a practicar la medicina como profesión, solo en algunas parcelas como la atención al parto, en los siglos XVIII y XIX (3). En la segunda mitad del siglo XIX algunas mujeres burguesas empezaron a estudiar medicina y a ejercer la profesión (4), y muchas otras se involucraron en iniciativas filantrópicas de carácter sanitario (5), fundamentalmente la higiene y medicina preventiva. La London School of Medicine for Women, una escuela de medicina exclusiva para mujeres, fue una de las primeras facultades británicas donde la higiene formó parte del curriculum médico con la categoría de asignatura (6).

El progresivo aumento de mujeres en la profesión médica durante el siglo XX no modifica esta parcelación, de forma que la mayoría de mujeres médicos se concentran en algunas especialidades sobre todo pediatras, generalistas y de diagnóstico (7), hasta las últimas décadas de la centuria.

En cuanto a la relación con las sociedades médicas, las mujeres norteamericanas dedicadas a la salud pública crearon en 1920 la primera sociedad médica especializada exclusiva de mujeres (Association for women in Public Health), incorporando a la especialidad los intereses que eran comunes a todas las asociaciones profesionales: la defensa de su trabajo como mujeres profesionales y la apuesta por estudiar y mejorar la salud de las mujeres (8).  

 

MATERIAL Y METODOS


 En España el papel de la mujer en las profesiones sanitarias es difícilmente investigable, ya que en la literatura no se contempla por separado la existencia de mujeres y hombres, y se utiliza el término “médico” o “profesional”, como denominación universal. Además, aunque las sociedades científicas, recogen en sus actas el número de afiliados, no existen datos en función del sexo.

Por otra parte, aunque se encuentran escasas referencias internacionales en torno a la mujer en las profesiones médicas (9,10), no existe bibliografía referente a la mujer en la Dermatología en España. Solo hemos encontrado a este respecto el trabajo de Rosa Ortega del Olmo y colaboradores, titulado “Dermatología española y género. ¿Androcentrismo?”, presentado en el XIX Congreso Nacional de Dermatología y Venereología de Barcelona en el año 2001 (11), centrado en la participación de la mujer dermatóloga en puestos de decisión política y administrativa.

Para la obtención de nuestros datos consultamos los archivos reflejados anualmente en el órgano de difusión oficial de la AEDV, la revista “Actas Dermosifiliográficas”, desde su fundación 1909, haciendo el recuento año por año, del número de dermatólogos y dermatólogas afiliados, así como de los cargos que las mujeres dermatólogas han ejecutado en las sucesivas juntas directivas.

También hemos preguntado en otras sociedades médicas con muy diversa respuesta. En ninguna de ellas estaba elaborada previamente esta información. Las que nos han contestado han realizado los cálculos de sus socios según el sexo, a raíz de nuestra petición, y solo del momento reciente (2001) sin tener en cuenta la evolución numérica a lo largo de los años.
 

 

RESULTADOS


 

a) En cuanto al número de dermatólogas.

  1. Desde la fundación de la AEDV en 1909 hasta 1963, no ingresa ninguna mujer dermatóloga. (Mujeres / Hombres al final de este periodo: 0/75)
  2. En 1964 ingresa la primera mujer dermatóloga: Ana López Barri. (Mujeres / Hombres al final de 1964: 1/94).
  3. En 1970 ingresa la segunda mujer dermatóloga: Nuria Sendra Muntaner. (Mujeres / Hombres al final de 1970: 2/148).
  4. En 1972 ingresan 2 nuevas dermatólogas: Mª Pilar Grasa Jordán & Carmen Herrero Mateu. (Mujeres / Hombres al final de 1972: 4/187).
  5. En 1974 ingresan 5 nuevas dermatólogas: Guadalupe Fernández Blasco, Amelia Girón Flores, Catalina Marqués Cardel, Rosa Pérez López y A scensión Romero Castro (Mujeres / Hombres al final de 1974: 9/213).
  6. En 1975, ingresan 5 nuevas dermatólogas: Mercedes Jareño Bonilla, Concepción Martínez González, Carmen Peteiro García, María Ruiz del Río y Nieves Sánchez Fabrés. (Mujeres / Hombres al final de 1975: 14/239).
  7. En 1976 ingresan 11 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1976: 25/275).
  8. En 1977 ingresan 9 nuevas dermatólogas: Mª Jesús Abad Bernabeu, Mª Asunción Barnadas Andinach, Pilar Buchó González, Carmen Dulanto Campos, Isabel Febrer Boch, Aurora Guerra Tapia, Pilar Iranzo Fernández, María Luisa del Río Pérez, María Skiljo Labignan, Helena Torras Enríquez & Visitación Torrero Antón. (Mujeres / Hombres al final de 1977: 34/290). 
  9. En 1978 ingresan 8 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1978: 42/309).
  10. En 1979 ingresan 8 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1979: 50/329).
  11. En 1980 ingresan 20 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1980: 70/358).
  12. En 1981 ingresan 21 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1981: 91/394).
  13. En 1982 ingresan 16 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1982: 107/423). 
  14. En 1983 ingresan 10 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1983: 117/447).
  15. En 1984 ingresan 20 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1984: 137/472).
  16. En 1985 ingresan 22 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1985: 159/495).
  17. En 1986 ingresan 9 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1986: 168/514).
  18. En 1987 ingresan 9 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1987: 177/531). 
  19. En 1988 ingresan 9 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1988: 186/551).
  20. En 1989 ingresan 16 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1989: 202/573).
  21. En 1990 ingresan 49 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1990: 251/624).
  22. En 1991 ingresan 25 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1991: 276/649).
  23. En 1992 ingresan 28 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1992: 304/671).
  24. En 1993 ingresan 27 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1993: 331/700).
  25. En 1994 ingresan 25 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1994: 376/710).
  26. En 1995 ingresan 42 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1995: 418/764).
  27. En 1996 ingresan 43 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1996: 461/800).
  28. En 1997 ingresan 36 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1997: 497/826).
  29. En 1998 ingresan 32 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1998: 529/853).
  30. En 1999 ingresan 28 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 1999: 557/874).
  31. En 2000 ingresan 43 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 2000: 600/898).
  32. En 2001 ingresan 47 nuevas dermatólogas. (Mujeres / Hombres al final de 2001: 647/933).

 

Expresados en porcentajes resultan los siguientes:

  1. Mujeres / hombres en la AEDV desde 1909 hasta 1963: 0%
  2. Mujeres / hombres en la AEDV en 1964: 0,9%
  3. Mujeres / hombres en la AEDV en 1970: 1,3%
  4. Mujeres / hombres en la AEDV en 1972: 2,09%. 
  5. Mujeres / hombres en la AEDV en 1974: 4,05%.
  6. Mujeres / hombres en la AEDV en 1975: 5,5%.
  7. Mujeres / hombres en la AEDV en 1976: 8,3%.
  8. Mujeres / hombres en la AEDV en 1977: 10,49%.
  9. Mujeres / hombres en la AEDV en 1978: 11,96%.
  10. Mujeres / hombres en la AEDV en 1979:13,47%.
  11. Mujeres / hombres en la AEDV en 1980: 16,35%. 
  12. Mujeres / hombres en la AEDV en 1981: 18,76%.
  13. Mujeres / hombres en la AEDV en 1982: 20,18%. 
  14. Mujeres / hombres en la AEDV en 1983: 20,74%. 
  15. Mujeres / hombres en la AEDV en 1984: 22,49%. 
  16. Mujeres / hombres en la AEDV en 1985: 24,31%. 
  17. Mujeres / hombres en la AEDV en 1986: 24,63%. 
  18. Mujeres / hombres en la AEDV en 1987: 25,00%. 
  19. Mujeres / hombres en la AEDV en 1988: 25,23%. 
  20. Mujeres / hombres en la AEDV en 1989. 26,06%. 
  21. Mujeres / hombres en la AEDV en 1990: 28,68%. 
  22. Mujeres / hombres en la AEDV en 1991: 29,83%. 
  23. Mujeres / hombres en la AEDV en 1992: 31,17%. 
  24. Mujeres / hombres en la AEDV en 1993: 32,10%. 
  25. Mujeres / hombres en la AEDV en 1994: 34,62%.
  26. Mujeres / hombres en la AEDV en 1995: 35,36%. 
  27. Mujeres / hombres en la AEDV en 1996: 36,55%. 
  28. Mujeres / hombres en la AEDV en 1997: 37,56%.
  29. Mujeres / hombres en la AEDV en 1998: 38,27%.
  30. Mujeres / hombres en la AEDV en 1999: 38,92%.
  31. Mujeres / hombres en la AEDV en 2000: 40,05%.
  32. Mujeres / hombres en la AEDV en 2001: 41,34%.
     

b) En cuanto a cargos en las Juntas directivas.

Presidentas/ vicepresidentas: ninguna
Secretarias de actas, ocho: Carmen Brufau Redondo, Sonsoles Delgado Vicente, Paloma Fernández López, Mª Antonia Fernández Pugnaire, Aurora Guerra Tapia, Beatriz López Correcher, Lucía Martín Moreno y Rosa Ortega del Olmo.
Vocales: dos: Teresa Estrach Panella y Virginia Fernández Redondo.
Tesoresa: una: Rosa María Díaz Díaz.
Secretaria General: una: Aurora Guerra Tapia.
 

c) Datos de otras Sociedades Científicas.

Porcentaje de mujeres, al final del 2001, en :

  1. Anatomía Patológica: 42%.
  2. Pediatría: 43,95.
  3. Oftalmología: 45%.


 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES


 El número de mujeres dermatólogas en la AEDV se ha ido incrementando de forma progresiva, aunque no uniformemente. En los primeros cincuenta y cuatro años desde la fundación de la AEDV la mujer no ha estado presente. En los 10 años siguientes la mujer aparece en la AEDV de forma tímida, alcanzando el 4% en 1974. A partir de 1975 el incremento es continuo y progresivo hasta alcanzar al final del 2001 un porcentaje cercano al 42% (647 mujeres dermatólogas de un total de 1565 afiliados a la AEDV). En la última década mas de la mitad de los ingresos corresponden a mujeres.

La escasa presencia de la mujer en las juntas directivas, y la distribución de sus cargos muestra que los puestos donde se concentran las mujeres son las tesorerías y las vocalías y que no hay presidentas.

La mujer en la AEDV, y por tanto en la Dermatología está presente en la actualidad de forma similar a otras especialidades y sociedades científicas como Pediatría, Anatomía Patológica y Oftalmología, especialidades que se podrían considerar históricamente proclives a la presencia de la mujer. Desconocemos datos de sociedades configuradas históricamente como masculinas, tales como Traumatología, Cirugía general o Urología, aunque la simple observación permite pensar que la presencia de la mujer es inferior a la de otras especialidades, pero en aumento igualmente progresivo.

El paralelismo de la AEDV con otras sociedades médicas, probablemente habla a favor de una feminización de la profesión médica en general. A la vista de la evolución de la mujer en la AEDV y en la especialidad, se podría afirmar que en la Dermatología actúan idénticos sistemas de masculinización o feminización que en el resto de la sociedad en su conjunto (12).

En cuanto a la presencia de las dermatólogas en las juntas directivas de la AEDV, conviene recordar que el “Reglamento y Estatutos de la AEDV”, en ninguno de sus artículos discrimina a la mujer académica dermatóloga en razón de su sexo (13). Por ello, y pese a que la presencia de más de un 40% de mujeres en la AEDV, representa a un grupo dentro de la organización suficiente como para ostentar una presencia similar -o casi- al hombre en puestos de representación (14), y que en la AEDV no se han producido, no se la puede culpar de misógina. Es muy probable que la presencia femenina en la Dermatología siga aumentando, alcanzando un mayor número de mujeres cargos directivos, tanto en la AEDV como en los servicios hospitalarios y en la universidad.

Formular los porqués de porqué ha habido y hay más hombres en la Dermatología (aunque cada vez en menor proporción), y porqué la mujer ha estado tan poco presente en puestos de responsabilidad, representación y toma de decisiones, es una consecuencia obvia de este trabajo, pero solo es un punto de partida.

Formular las respuestas, requiere de estudios sociológicos, médicos, políticos (15), de revisiones históricas, de entrevistas a hombres y mujeres que aporten la experiencia de su vida como dermatólogos, de encuestas de opinión a expertos y de todos aquellos trabajos que permitan analizar objetivamente, sin interpretaciones feministas ni machistas, la situación pasada, presente y futura.

 

BIBLIOGRAFÍA


  1. Freidson E. La profesión médica. Un estudio sobre sociología del conocimiento aplicado. Barcelona: Península, 1970.
  2. Burrage M, Torstendahl R. Professions in theory and history. Rethinking the study of the professions. London: Sage, 1990.
  3. Ortiz Gómez T, Martínez Padilla C. How to be a midwife in late nineteenth-century Spain. En: Marland H, Rafferty AM, eds. Midwives, society and childbirth. Debates and controversies in the modern period. London: Routledge, 1997: 61-80.
  4. Pelling M. Compromised by gender: the role of the male medical practitioner in early modern England. En: Marland H, Pelling M, eds. The task of healing. Medicine, religion and gender in England and Netherlands, 1450-1800. Rotterdam: Erasmus Pub., 1996: 101-34.
  5. Williams P. The laws of health: Women, medicine and sanitary reform, 1850-1890. En: Benjamin M, editor. Science and sensibility gender and scientific enquiry, 1780-1945. Oxford, UK, Cambridge, MA, USA: Blackwell, 1991: 60-88.
  6. Thomson E. Physiology, hygiene and the entry of women to medical profession in Edinburg, c. 1869-c.1900. Stud Hist Philos Sci Part C 2001; 32(1):105-26.
  7. Ortiz Gómez T. El género, organizador de las profesiones sanitarias. En: Miqueo C et al, eds. Perspectivas de género en salud. Madrid: Minerva, 2001: 39-61.
  8. More ES. The American Medical Women´s Association and the role of the woman physician, 1915-1990. JAMA 1990; 45(5):165-80.
  9. Riska E. Towards gender balance: but will women physicians have an impact on medicine?. Soc Sci Med 2001; 52(2):179-87.
  10. Kaminsky A. Women in Dermatology in the new millennium. Past, present and future. Clinics in Dermatology 2001;19:34-38.
  11. Ortega R, Ortiz Gómez T, Fernández Pugnaire MÁ, Peña M. Dermatología española y género ¿Androcentrismo? (póster). XIX Congreso Nacional de Dermatología y Venereología: 20-23 junio 2001, Barcelona).
  12. Almarcha A, Gonzalez C. Mujeres y docencia en la Universidad Complutense de Madrid. En : Sanz Rueda C. Invisibilidad y presencia. Madrid 1966; pp. 125.
  13. Estatutos y Reglamento de la AEDV. Madrid 1997.
  14. Proposición no de Ley relativa a la mejora de la situación de la mujer en la ciencia y la tecnología. Congreso Diputados. BOCG. 8 Agosto 2002 (serie D-num 435).
  15. More Ellen S. Restoring the balance. Women physicians and the profession of medicine 1850-1995. Harvard University Press 1999; pp. 6-8.
     

 

Otros datos
Desarrollado:
Tandem Innova
www.tandeminnova.es