Sguenos en Facebook Sguenos en Youtube Sguenos en Twitter Sguenos en Instagram

Piojos: Un problema común en la infancia

Elena GONZALEZ-GUERRA  
Dermatóloga Hospital Clínico Universitario de San Carlos (Madrid)



Aurora GUERRA TAPIA
Dermatóloga Hospital Universitario 12 de octubre.


Dos especies de la familia Pediculidae  pueden parasitar al ser humano:

1.- Pediculus humanus; Se conocen dos subespecies o poblaciones diferentes: P.humanus. var. capitis  o piojo de la cabeza, y P. humanus. var. corporis o piojo del cuerpo, o de los vestidos.

2.- Pthirus pubis
  o piojo del pubis, pediculus pubis, o ladilla.

Las infestaciones en humanos de los Pediculi dan lugar a las Pediculosis. Constituyen un problema muy frecuente y creciente en nuestro entorno debido a su gran capacidad de contagio y a la rápida aparición de resistencias a los pediculicidas.

Los niños y adolescentes son víctimas frecuentes de los piojos de la cabeza siendo en la actualidad un problema sanitario que común en todas las clases sociales. La prevalencia es más alta entre los 7 y 12 años siendo mayor el riesgo en las niñas, probablemente en relación a la mayor longitud de sus cabellos.

El síntoma cardinal es el picor intenso de cuero cabelludo. Las lesiones son debidas a la acción de la saliva y heces expulsadas simultáneamente al momento de la picadura, y tal vez, a una sensibilización al parásito o sus productos. El diagnóstico se confirma con la observación de las liendres firmemente unidas a la base del pelo. Una vez que maduran y salen del cascarón éste queda vacío y asciende conforme lo hace el pelo.

La permetrina, al ser más eficaz y menos tóxica que otros pediculicidas, representa el tratamiento de elección. Se aplica friccionando las áreas afectadas por medio de una loción al 1.5%, y dejando que actúe durante desde unos minutos hasta 6. Actúa tanto sobre los piojos adultos como sobre los embriones en el interior de los huevos. Sin embargo algunos embriones sobreviven a una sola sesión de tratamiento. Por ello es recomendable realizar una nuevas aplicaciones 7 días después del anterior tratamiento. Se deben examinar y si es preciso tratar simultáneamente a aquellas personas que hayan mantenido contacto estrecho con los pacientes. Asimismo hay que lavar cuidadosamente la ropa que haya podido estar en contacto con los parásitos (almohadas, turbantes, vestidos, ropa de cama, toallas, ropa interior) con agua caliente y detergente, secar y planchar concienzudamente, especialmente las costuras. También pueden aplicarse pediculicidas sobre la ropa. Existen otras alternativas terapéuticas que se deben consultar con el dermatólogo según el caso.

Liendres en los cabellos

Otros datos
Desarrollado:
Tandem Innova
www.tandeminnova.es