Sguenos en Facebook Sguenos en Youtube Sguenos en Twitter Sguenos en Instagram

¿Qué es la hidrosadenitis?



Dra. Aurora Guerra

 



Dra. Elena González Guerra

 

Es una inflamación de los folículos del vello y de las glándulas apocrinas de la piel de las axilas, ingles y otras zonas.

La piel se pone roja, y a continuación, aparecen bultos de tamaño variable, desde un garbanzo a una nuez, muy dolorosos, rojos, calientes y duros. En pocos días los bultos se vuelven mas blandos (fluctúan) y se abren algunas bocas por las que sale pus. A veces, al eliminarse el pus, se curan, pero casi siempre la inflamación repite de forma insistente en la misma zona, y en las próximas.

Otras inflamaciones de la piel y el tejido subcutáneo, curan en pocos días con tratamiento adecuado. Sin embargo, los golondrinos, o mejor dicho, las lesiones de hidrosadenitis o hidradenitis supurativa, que estos son los nombres científicos de la enfermedad, tienden a hacerse crónicas, formándose fistulas por las que constantemente y en mayor o menor cantidad, sale líquido seroso o purulento, que mancha la ropa y dificulta las relaciones sociales. Cuando cura, deja cicatrices, e incluso a veces, la piel se frunce, dificultando la libertad de movimientos.

La causa de esta enfermedad molesta pero benigna, es muy compleja y no se conoce por completo. Influyen factores hormonales, ya que suele aparecer en la juventud, cuando las hormonas sexuales empiezan a funcionar y es muy raro que comience pasados los cincuenta años. También influyen factores infecciosos y las defensas del organismo frente a esta infección. La obesidad, la ropa muy ajustada, la tendencia al acné, y algunos antritranspirantes, pueden favorecer la aparición o el mantenimiento de las lesiones.

El tratamiento debe hacerse de forma intensa y lo antes posible para evitar las cicatrices y las fístulas crónicas. Junto a una higiene profunda con jabones antisépticos, se usan los antibióticos; antiinflamatorios como los corticoides; un derivado de la vitamina A llamado isotretinoina, y algunos preparados anticonceptivos cuando se trata de mujeres. Esta combinación de terapéuticas usadas a la vez o de forma rotativa, puede frenar el proceso. Por último, si no se consigue suficiente mejoría se puede operar, extirpando cuidadosamente la piel afectada.



Lesiones de hidrosadenitis en axila 

Otros datos
Desarrollado:
Tandem Innova
www.tandeminnova.es